Freud, Psicoanálisis, psicoanalista y psicologa.

Psicoanalista y psicologa madrid

Psicoanalista y psicologa madrid

 

El creador del psicoanálisis fue Sigmund Freud (1856/1939), médico neurólogo que nació en Moravia, región que hoy forma parte de la República Checa y que en esa época pertenecía al imperio austríaco de la dinastía Habsburgo. Fue un científico muy discutido y uno de los hombres que ejerció mayor influencia en las generaciones posteriores.

El hallazgo y desarrollo de la teoría psicoanalítica fue consecuencia de investigaciones que lo llevaron al descubrimiento del funcionamiento del sistema inconciente.

Sus comienzos trancurrieron en torno de la hipnosis, un método en el que la sugestión era la técnica privilegiada. De esta modalidad de abordaje se apartó gradualmente en función del estudio de los síntomas, descubriendo que son formaciones complejas donde una idea se enlaza con otra y otras; con la intervención del afecto, que generalmente queda separado de la idea y genera angustia. El propio sujeto se siente ajeno y vivencia a los mismos con sensación de exterioridad; por eso fue desarrollando una técnica que implica el reconocimiento de los mismos y la participación activa de ambos integrantes: terapeuta y paciente, para su develamiento.

Comprendió a la din

ámica psíquica como el enfrentamiento de fuerzas de sentido contrario, que transcurren en la mente de manera inconciente. El cho

que de deseos ‘no deseados’ (en el sentido de ‘rechazables’), promueve a la formación de mecanismos de defensa contra esos impulsos. Cuando el sujeto fracasa en ese combate, advienen las neurosis como consecuencia.

La noción de inconciente fue desarrollada desde “Estudios sobre la Histeria” (1895), y

describió las 2 teorías del aparato psíquico.

La primera, que comprende las instancias de: conciente, preconciente e inconciente; y comienza con este desarrollo teórico en “La interpretación de los sueños” (1900).

La segunda teoría, que contiene a las instancias de: yo, superyo y ello. La última contiene la anterior. Estos conceptos tienen amplia significación; lo más expresivo tiene que ver con la formación de síntomas.

Jerarquizó la palabra hablada (la escucha) de los pacientes; el despliegue de un particular desarrollo de afecto hacia el terapeuta, a lo que denominó transferencia; y en la propia persona del terapeuta, a lo que denominó contratransferencia (también conocido con el nombre de tranferencia recíproca); la frecuencia de la aparición de relatos conteniendo sueños le permitió descubrir el valor instrumental de los mismos para el trabajo técnico.

En esta conceptualización, el trabajo de “hacer consciente lo inconsciente” se lleva a cabo con laasociación libre (por parte del paciente), como método terapéutico; y es comparable con una labor de un artesano, ya que implica minuciosa dedicación y tolerancia a la espera, para aislar al conflicto y operar sobre el mismo.

El terapeuta emplea la interpretación analítica para acceder a nuevos significados.

Con el estudio de las neurosis, Freud dio cuenta de otros hallazgos: la existencia de la sexualidad infantil, delcomplejo de Edipo y de las fantasías inconscientes.

Otros desarrollos teóricos fueron los conceptos de: a) proceso primario y proceso secundario; b)representación; c) objeto; d) pulsión y e) pasaje al acto sin intervención de la palabra y/o pensamiento, más conocido como acto fallido.

Desde alli se orientó para formular nuevas hipótesis que lo condujeron a la teoría del narcisismo, como otro intento de comprensión del aparato psiquico. Estos conceptos se encuentran en ‘Introducción al narcisismo’ (1914), y ésta circunstancia lo llevó a revisar sus criterios sobre el aparato y el funcionamiento mental; y es en ‘Mas allá del principio del placer’ (1920), donde hace una revisión sustancial a sus contribuciones, a partir de los conceptos sobre pulsión de vida- Eros y pulsión de muerte-Tánatos, articulándolos con ‘El problema económico del masoquismo’ (1924)’; donde aborda las nociones de masoquismo y sadismo (entre otras).

Su obra está tratada con rigor metodológico y científico, que llevó a Freud a lo largo de más de cuarenta años de desarrollos, a sucesivas modificaciones respecto de sus principales hipótesis sobre el aparato mental y la influencia sobre el sujeto.

Libido del yo versus libido objetal. Psicoanalista y Psicoanalisis.

 En el texto escrito por Freud en 1914, Introducción al Narcisismo, se plantea una oposición entre la libido del yo y la libido objetal. Cuanto mayor es la primera, tanto más pobre es la segunda, y sólo la carga de objetos haría posible distinguir una energía sexual, la libido, de una energía de los instintos del yo. En un principio Freud utilizó el término autoerotismo para indicar esa fase inicial del desarrollo donde la libido está dirigida sobre el propio cuerpo y encuentra satisfacción en la misma zona erógena sin necesitar de un objeto exterior; el narcisismo, por el contrario se trata de libido yoica, de la investidura del yo propio con libido. En los trabajos posteriores
(1920) Freud introduce un cambio: la diferencia entre “autoerotismo” y “narcisismo” pasa a ser la diferencia entre “narcisismo primario” y “narcisismo secundario”. El primero indica un estadio de desarrollo que es anterior a la formación del yo, y cuyo modelo sería la vida intrauterina. Por “narcisismo secundario” Freud entiende la libido retirada de la investidura de objeto.