Libido del yo versus libido objetal. Psicoanalista y Psicoanalisis.

 En el texto escrito por Freud en 1914, Introducción al Narcisismo, se plantea una oposición entre la libido del yo y la libido objetal. Cuanto mayor es la primera, tanto más pobre es la segunda, y sólo la carga de objetos haría posible distinguir una energía sexual, la libido, de una energía de los instintos del yo. En un principio Freud utilizó el término autoerotismo para indicar esa fase inicial del desarrollo donde la libido está dirigida sobre el propio cuerpo y encuentra satisfacción en la misma zona erógena sin necesitar de un objeto exterior; el narcisismo, por el contrario se trata de libido yoica, de la investidura del yo propio con libido. En los trabajos posteriores
(1920) Freud introduce un cambio: la diferencia entre “autoerotismo” y “narcisismo” pasa a ser la diferencia entre “narcisismo primario” y “narcisismo secundario”. El primero indica un estadio de desarrollo que es anterior a la formación del yo, y cuyo modelo sería la vida intrauterina. Por “narcisismo secundario” Freud entiende la libido retirada de la investidura de objeto.

LA ADOLESCENCIA, los suspensos, el fracaso escolar…

La adolescencia  es un momento de cambio muy significativo, donde los procesos de desarrollo, de aprendizaje y de socialización son esenciales para la construcción de la identidad futura, y es de esperar, madura.

Es esta una época en la que el fracaso escolar, y los suspensos aparecen significativamente. Los chicos y chicas pasan al Instituto. Este es en el ámbito educativo un territorio determinante en el sentido de la construcción de la identidad del adolescente, ya que cumple una función sustancial, y más que especial, para estos chicos, en su formación y en la determinación de  su inclusión en el mundo social. No nos olvidemos tampoco de que la entrada en el Instituto implica la transformación de un sistema escolar con aspectos como el cambio de espacio, la impartición de asignaturas expuestas por distintos profesores y profesoras, así como la incorporación de nuevas reglas y vínculos sociales que implican una serie de variaciones ideológicas y estructurales sustanciales, poniendo a prueba, añadiéndose a las peculiaridades propias de la adolescencia, su percepción y adaptación a un nuevo  medio.

Continue reading