¿ Qué trata el psicoanalista?

¿ Qué trata el psicoanalista - Psicoanalista en Madrid

Los tipos de tratamiento y tipos de trastornos que el psicoanalista puede tratar son muy variados y tienen una gran probabilidad de éxito entre los resultados para estos trastornos psicoanalíticos.

De igual forma para según que tipo de trastornos bipolres o obsesivo compulsivos es necesario combinar los tratamientos psicoanalíticos con los farmacológicos.

Trastornos que el psicoanalista puede tratar.

El trastorno de ansiedad es uno de los principales motivos por los que los pacientes vienen a las terapias que ofrece el psicoanalista y puede tratar desde los síntomas mas leves que se caracterizan por una preocupación excesiva sobre los sucesos que pasan en sus vidas hasta síntomas mas graves en los que existe un trastorno de pánico y en los que los pacientes sienten un malestar intenso y en los que modifican sus rutinas diarias por miedo a que se sufra una crisis de ansiedad.

Trastornos psicoanaliticos madrid

Las fobias sociales se caracterizan por una aparición de ansiedad excesiva a según que situaciones en las que existe una exposición social como puede ser hablar en publico, conocer gente nueva o incluso estar en lugares donde hay mucha gente. Este tipo de trastornos pueden crear temblores, ahogo y sudoración a la gente que los padece.

Otros trastorno pueden ser los de estrés postraumático en los cuales tenemos una respuesta de ansiedad tras haber sufrido un accidente o una situación traumática, este tipo de respuestas pueden ser peligrosas para los pacientes y para las personas que viven con ellos ya que condicionan las vidas de ambos.

En los casos de depresión el psicoanalista se dirige al problema y visto este como un proceso de entristecimiento en las personas que sufren este trastorno tan habitual en nuestros días. Este tipo de tristeza patológica crea que los pacientes no puedan experimentar situaciones favorables y sufran una actividad de depresión y tristeza constante en sus vidas.

depresion trastornos psicoanalista
Otros trastornos se pueden agrupar en los de personalidad en los que las personas que lo sufren tienen problemas con su comportamiento, su percepción y su manejo en la vida y su propia autoestima, factores fundamentales para desenvolvernos en la vida y crear un carácter único por lo que se crea un sufrimiento en los pacientes.
Después existen muchisimos trastornos y variaciones que pueden influir en nuestras vidas y sufrimientos, entre estos trastornos podemos reseñar algunos como los trastornos paranoides con su  desconfianza, trastorno esquizoides que son introvertidos y solitarios, poco afectivos e insensibles, los trastornos histríonicos que son hipersensibles y de elevada afectividad, los trastornos antisociales que desembocan a síntomas violentos y agresivos en los que existe una frialdad y falta de sentimientos, trastornos dependientes en los que existe una pasividad y falta de autoestima o los trastornos narcisitas en los que la autoestima es alta y hay falta de empatía.

Todos estos trastornos como los trastornos evitativos con su hipesensibilidad o los obsesivos por su obstinación pueden ser tratados por el psicoanalista y los resultados son bien conocidos por todos los que han tenido terapias fructiferas.

Después es importante hablar de los trastornos limite de la personalidad en los que el patrón del carácter hace que sean personas impulsivas e inestables emocinalmente  por lo que suelen tener conductas autoagresivas.

O lo trastornos de bipolaridad en los que la enfermedad produce episodios de bajo ánimo y autoestima con episodios de exaltación del ánimo y la autoestima. Esto comúnmente llamadao manico depresivos y aunque es difícil de diagnosticar.
Los trastornos obsesivos compulsivos se caracterizan por como la palabra ya dice las obsesiones y las compulsiones, Las obsesiones son pensamientos intrusivos y el propio paciente los ve como absurdos aunque no puede parar de pensarlos. Esta imposibilidad de poder dejar de pensar en ellos provocan los síntomas compulsivos en los que recae una tranquilidad por sosegar el síntoma obsesivo.