Motivar a un adolescente apático. Psicoanalista y la apatía.

Motivar a un adolescente apático. Psicoanalista y la apatía.

La adolescencia puede ser un periodo complicado y difícil tanto para los progenitores como para los propios adolescente, estos pueden tener aptitudes de rebeldía y con actitudes desafiantes mientras en contra punto hay adolescentes que sufren estos cambios de forma apática y con decaimiento. Tanto un síntoma como el otro viene por este proceso de la misma lucha este camino entre la niñez y la madurez. En cualquiera de los casos la paciencia y en buen humor puede ser de gran ayuda para que nuestros futuros adultos pasen esa etapa de la forma mas fácil y que puede salir de esa apatía o depresión.

Los psicoanalistas pueden dar pistas a lo que necesitan para este proceso entre estas cosas se suele poner hincapié en no intentar meter prisas a este proceso, esta claro que los adolescentes tienen obligaciones pero estar todo el rato pendiente y apretando para conseguir activar a nuestros adolescentes a veces tiene el resultado opuesto al deseado. Si te tomas la situación de forma paciente y con buena relación con el adolescente apático conseguirás mejores resultados que si nos enfrentamos a ellos directamente.

adolescentes apaticos

Intenta comprender esos momentos de apáticos de nuestro adolescente, no olvidandolo ni dejando de darle importancia, pero debes entender que es un proceso y este tiene sus tiempos, por eso que el adolescente se siga sintiendo querido es una de las cosas mas positivas ya que una vez el proceso esta acabado ellos se quedarán con la ayuda que les hemos aportado de forma agradable y placentera. La adolescencia es un proceso muy social y encontrar nuestro lugar en la sociedad puede llevar su tiempo, intentar meter prisa para la resolución de este proceso puede que el adolescente no encuentre su camino por el que seguir una vez sea adulto.

La diversión es importante, siga haciendo juegos y actividades en familia, organiza salidas y favorece la comunicación positiva con ellos. Muchas veces el adolescente apático no quiere participar en estas actividades, pero a la larga lo mas posible es que termine participando en ellas. No juzgues su apatía, el no esta mal porque quiere. El proceso de infancia a madurez es un proceso que nos lleva tiempo a reconocer y a encontrar nuestro lugar.

El rechazo temporal que sufriremos por nuestros adolescentes es normal, ellos tienen una lucha interna que no les deja involucrar a los padres en el proceso. De la misma manera el cariño de los padres sigue siendo importante, aunque sea rechazado a la larga este cariño y amor hará que el adolescente convertido terminará volviendo a donde se encuentra querido. El castigo no suele tener buenos resultados sobre el adolescente en estas situaciones.

la adolescencia y el psicoanalista

Ser optimista y mantener esta actitud te llevara a que el adolescente apático empiece a involucrarse en las actividades, las salidas y en la vida cotidiana de la familia. Este proceso termina y debemos ser paciente para que los resultados al final del proceso nos unan mas a nuestros adolescentes.

Para los casos mas acusados y graves siempre es preferible acudir aun psicoanalista para asesoramiento de lo que podemos hacer para mejorar este tipo de situaciones.