Cuando acudir al psicoanalista.

Inconsciente su represión psicoanálisis

El psicoanalista no es la última opción para intentar solucionar los problemas de la vida y nuestras frustraciones y no debe ser el especialista al que se va después de ir al psiquiatra o al psicólogo, sino que se puede utilizar el psicoanálisis en primera instancia.

Todas las practicas y terapias pueden ser útiles siempre y cuando ayuden al paciente a mejorar su vida.

Conocer las causas del malestar y el problema es fundamental pero el psicoanalista puede buscar estos síntomas aunque a veces es preferible solucionar los problemas graves para asentar y facilitar el trabajo del psicoanalista.

El psicoanálisis descubre y hace aflorar estructuras del inconsciente que nos hace daño y nos crea los síntomas. Una vez hecho esto reconstruye la personalidad y el paciente se convierte en el propio dueño de su cura.

El psicoanálisis conlleva riesgos siempre y cuando se entienda que para construir una personalidad que nos haga sentir mejor debemos derribar los síntomas que nos hacen daño y en ese proceso debemos llegar hasta el final para conseguir acabar con el proceso y no quedarnos a medias en el trabajo del psicoanálisis.

Cuando acudir al psicoanalista. - Psicoanalista en Madrid

El psicoanálisis es un recurso para solucionar un problema y conseguir un funcionamiento autónomo y no un hábito.

El psicoanálisis trabaja con material y conductas sensibles ya que se introduce en recuerdos y sucesos que no son agradables y que obsesionan y son complejos. Ahonda en relaciones familiares, en frustraciones y traumas de la infancia que producen momentos duros y dolorosos que son necesarios para seguir hacia delante.

Al extraer los contextos que hemos reprimido sobre nuestro pasado, podemos aliviar y conseguir una paz interior para mejorar nuestro presente arreglando causas del pasado.

El psicoanalista debe usar un lenguaje sencillo y fácil para una compresión con el paciente y mejorar la comunicación con este.

Debemos colaborar sin miedos y tenemos que ser sinceros y honestos para una mayor rapidez en nuestra mejoría.

El proceso puede llegar a ser lento y aunque en las primeras sesiones se puede avanzar mucho no debemos dejar la terapia hasta que el psicoanalista y el paciente estén de acuerdo con los resultados obtenidos.

Sí necesitamos acudir al psicoanalista lo mejor es encontrar un psicoanalista de confianza para poder llevar una terapia que mejore nuestros síntomas.